Raimundo Ramírez de Antón

Raimundo Ramírez de Antón: dos poemes

 

AYER

 

Alguien merodeando las ciencias quirománticas

podrá decir que hoy es el día del cenit.

Un sol secuestrador de enlutadas luciérnagas.

Reloj pendicular dormido en los crepúsculos.

Veleta redimida de su dedo interférico

por si culmina el aire en las furias del cosmos

y quedan sucumbidas las rutas cardinales.

 

Pero yo digo que hoy no es ayer, no es mañana…

Ni tan siquiera, nunca.

Ayer fue el albedrío totalizando estelas

de vislumbres cromáticos. De anémones

rotulados de auspicios siderales.

Nimbo de amaneceres de ostensibles fragancias.

Sombras desvirtuadas con repique de pájaros

de alucinados sueños. Conjeturas y cábalas

de apremios sedicentes voleados al viento.

Potros descabalgados de relincho insolente,

con trombas en los belfos y flamígeras crines,

trotando praderíos de otoñal somnolencia,

amasando en la alcurnia de sus cascos

desguaces de ciriales y tráqueas de campana.

 

Ayer fue el arco iris de lúminos destellos.

Ayer, la alegoría desbridada, voltaica,

de amotinados ríos rompiendo en las vertientes

del inhóspito páramo. Ayer fue un día azul

de evadidos vilanos arrullando la siesta

al efímero sueño de la sangre.

Ayer fue luz, fue música, fue el alba rutilante

de la consumación. O, acaso, el transito

de un manso atardecer: postrera víspera

presagiando candiles al desvalido insomnio

de la noche impertérrita.

 

(Antes de ser el alba, 1984)

 

 

EL PASAJERO ANÓNIMO

 

¡Ay, que se va, que se iba

quedando atrás, quedándose,

el pasajero anónimo!…

Sin gozne el girasol,

la femoral sin pulso;

la traslación del rútilo sin hélices,

como un molino desengranado, loco.

 

Fue en tiempo de silencio.

El búho no mentía

cuando dijo su arenga categórica:

El azul, un vidrial desvecindado,

el viento un apremiante desalojo,

el barro un vil proyecto;

un espantajo sucumbido, el hombre.

 

Sobre arquitrabes de humo,

el tumulto del mar

trasegando naufragios

de gaviotas heridas y argonautas cadáveres.

 

Y los peces espada,

en demencial liturgia,

oficiando la orgía ritual

con sus ciriales córneos

y su vaho nauseabundo.

 

¡Ay, que se fue, que se ha ido

cuando más arreciaba el temporal,

cuando rodaba desmayado el véspero!

¿Quién al filo del alba

demolerá las cúpulas

en que se ahorcan los pájaros?

 

(Identidad de un son y otros poemas, 1993)

 

 

Raimundo Ramírez de AntónRaimundo Ramírez de Antón (Ocaña, 1917 – Terrassa, 1989)

Va publicar els llibres de poesia Intermedio azul (1949), A contraviento (1963), Trística (1983), Antes de ser el alba (1984) i Identidad de un son y otros poemas (1993).

Subscriviu-vos al bloc

Introduïu el vostre correu electrònic per subscriure-vos a aquest bloc i rebre notificacions d'entrades noves per correu electrònic.

Activitats
  • Sense activitats
AEC v1.0.4
Etiquetes