Cristina Lacasa

Un poema de Cristina Lacasa

 

Y CON EL AGUA AL CUELLO

 

Vendrás crepuscular, en ondas dulces

o a chorros inundándome. Vendrás

con las manos dispuestas y el hombro preparado

a cargar mi porción de rebeldía

o de consentimiento complacido,

que cimenté de arenas asequibles

a lo largo de orillas combatidas.

 

Pero vendrás, no hay duda, en tu momento,

oh misteriosa, y cribarás mis ojos

hasta su más remoto fondo.

Las alas que esperé por tanto tiempo

acaso sean mías en lo oscuro

de tu naturaleza; acaso pueda

resolver mi latido sobre alfombras

de amantes corazones, oh buscados

cuando en la sangre erguidos no tendieron

rastros hacia mi despoblada trayectoria,

o emboscado en la densa certidumbre

del barro, mi costado detector

se perdió en soledad y no los supo

 

Ahora me encuentro con el agua

de la vida hasta el cuello, en travesía

irrepetible. Nado, pliego velas,

o intento a toda máquina alcanzar

la isla de la dicha y detenerme

en su cima más alta, con un nombre de olvido

para las aguas recorridas,

para el viento que anuncia las tormentas

o para el fiel taladro, que ha seguido uno a uno

los pasos del latido.

 

Desde el tronco del llanto,

con la potencia para el brote a punto,

espero el sol de Aries, el milagro

p rimaveral, que estalle en un designio

de alegría. Y no vengan los otoños

a empañar de amarillo cuanto tocan.

 

Y con el agua al cuello desvarío

diciendo amor, ventura, primavera

estática, imposible. La amenaza

del escollo se cierne a mis costados

y las movibles aguas cantan siempre

el cambio, el transcurrir, la oculta sima

o la etérea nube. Todo sigue

su ritmo ignoto y sideral. Yo quiero,

con un trozo de estrella bajo el brazo,

que obtuve con un verso ya hace tiempo,

cambiar la cara de la sombra, el ímpetu

del torrente, el destino de la espiga.

Y no puedo, no puedo.

 

Entonces, tercamente, abro las puertas

al sueño de la muerte y llego al éxtasis

inventándome islas, vuelos y arcos

de nubes que no son para dar lluvia.

 

 

(Ópalos del instante, 1982)

 

 

Cristina Lacasa Cristina Lacasa Begué (Terrassa, 1929 – Lleida, 2011). Entre su primer libro de poemas, La voz oculta (1957) y el último, Hoguera, manantial y paraíso (2008), publicó una veintena de títulos.

Subscriviu-vos al bloc

Introduïu el vostre correu electrònic per subscriure-vos a aquest bloc i rebre notificacions d'entrades noves per correu electrònic.

Activitats
  • Sense activitats
AEC v1.0.4
Etiquetes